Basket Mi cesta

English | Français
Search

Introducción

En todo el mundo, muchas personas se ven atrapadas en la encrucijada entre viviendas inaccesibles o inadecuadas en el mercado privado, y la ausencia de viviendas públicas de buena calidad. Al mismo tiempo, la especulación y las decisiones drásticas de planificación desplazan a muchas comunidades de las tierras que estiman y que consideran su hogar.

Como respuesta, algunas comunidades decidieron tomar el control, y planificar y plantear soluciones para sí mismas. Valiéndose de una variedad de modelos, desarrollaron estas soluciones de vivienda, que satisfacen sus necesidades, aspiraciones y valores.

Existen algunos ejemplos de iniciativas de vivienda liderada por la comunidad en todo el mundo que son extremadamente inspiradoras. Pero también, muchos grupos enfrentan obstáculos en el intento, y esto hace que su camino hacia el desarrollo de sus propias casas se torne muy difícil o, en algunos casos, incluso imposible.

La vivienda liderada por la comunidad es una solución poderosa para los problemas de vivienda. Es pertinente para áreas completamente diferentes, ya que los modelos deben ser flexibles y adaptarse a situaciones diversas. Por este motivo, queremos que la vivienda liderada por la comunidad se convierta en una tendencia masiva a nivel mundial como medio de concreción de viviendas.

Nuestro programa global de vivienda liderada por la comunidad brinda apoyo a redes y organizaciones pioneras como la Red CoHabitat y la Red de Vivienda MOBA. Trabajamos junto a ellos para desarrollar estrategias y herramientas que permitan superar estos desafíos.

¿Qué es la vivienda liderada por la comunidad?

La Red Nacional de Fideicomisos de Tierras Comunitarias define a la vivienda liderada por la comunidad como «personas locales que cumplen un rol de liderazgo duradero para la resolución de problemas de vivienda».

Hay tres formas de concretar proyectos de vivienda liderada por la comunidad:

  • Bajo la dirección de un grupo: grupos populares que responden a la necesidad o a la demanda de vivienda, o ayudan a las personas que buscan concretar sus propias casas.
  • Extensión de una actividad comunitaria: organizaciones existentes en la comunidad, con raíces locales, deciden proporcionar vivienda como actividad adicional a las que ya vienen desarrollando.
  • Asociación entre desarrolladores y comunidades: una autoridad, un terrateniente, una asociación de viviendas o una pequeña constructora local desea proporcionar viviendas que beneficien a la región de forma permanente. Acceden a la experiencia de vivienda liderada por la comunidad para convocar «miembros fundadores» de la comunidad y les brindan asistencia para que se encarguen de la propiedad/administración o gestión de las casas.

La vivienda que se obtiene como resultado puede tomar diferentes formas, desde una construcción nueva, hasta la recuperación y el uso de construcciones existentes. Se pueden utilizar diferentes modelos, p. ej., cooperativas, fideicomisos de tierras comunitarias, sociedades de propiedad mutua, entre otros. Esto puede depender de las necesidades de la comunidad, la disponibilidad de recursos, la ubicación y los marcos legales vigentes.

Los grupos se conforman según una relación geográfica (por ejemplo, integrantes de un barrio existente) o si las personas deciden reunirse motivadas por otro factor en común, como valores compartidos o necesidades similares.

La vía liderada por personas para lograr la obtención de viviendas también puede incluir lo siguiente:

  • recopilación y levantamiento de datos de la comunidad;
  • toma de decisiones con respecto a la elección del modelo legal o el diseño;
  • negociaciones con las autoridades locales;
  • registro y reconocimiento formal; y
  • construcción.

Últimas noticias

Ver todos