Basket Mi cesta

English | Français
Search

Adrienne Van Vyve, de Infirmiers De Rue de Bruselas, nos cuenta los resultados de la última Semana de Conexiones y la próxima etapa de la actividad como parte de la Campaña Europea para Terminar con el Sinhogarismo en las calles.

En Bruselas, el sinhogarismo prácticamente se ha duplicado en menos de diez años. Si bien esto es traumático, no sorprende en un mundo en que los sistemas políticos complejos obstaculizan los procesos de toma de decisión y realmente no hay voluntad política de pasar de ayudas paliativas provisorias en situaciones de emergencia a medidas preventivas que trabajen para erradicar por completo el sinhogarismo.

Cuando la cantidad de personas que padecían el sinhogarismo en las calles aumentó drásticamente a más de 700 en 2016, dijimos “¡basta!”, y, un año después nació la Campaña 400 Toits-Daken. El nombre significa «400 techos», y el número 400 hace referencia a la cantidad de personas que se observaron durmiendo a la intemperie en Bruselas durante el conteo oficial en las calles de 2014. Representa nuestra misión: proporcionar casas a 400 personas sin hogar, de manera que no tengan que volver a la calle. Por eso, establecimos Vivienda Primero como núcleo de nuestras actividades, una metodología que hace que las personas obtengan una casa primero y, luego, les brinda asistencia para garantizar que permanezcan allí.

Ya pasaron casi dos años y estamos progresando. Recientemente, llevamos a cabo la segunda Semana de Conexiones, para poder conocer a cada persona sin hogar por su nombre, identificar sus necesidades sociales y médicas, y comenzar el proceso de sacarlos de las calles y proporcionarles casas.

Sin embargo, lamentablemente, hemos observado que la situación en las calles está empeorando. Desde el año pasado, hubo un 50 por ciento de aumento en la cantidad de personas sin hogar que no pueden satisfacer sus necesidades básicas. Si bien la mayoría siguen siendo hombres, prácticamente se han triplicado los comportamientos peligrosos, como prostitución e intercambio de agujas, entre las mujeres. Más de la mitad de las mujeres con las que hablamos ya estaban en la calle hacía más de un año, en comparación con poco más de un tercio hace un año.

¿Y esto qué nos dice?

Lo más importante es que esto no solo nos muestra que hay más personas sin hogar en la calle, sino que también son cada vez más vulnerables y carecen de la asistencia que necesitan con tanta urgencia. Nuestro informe, en el que se detallan los resultados de la Semana de Conexiones, ofrece un análisis más detallado de las cifras. La Semana de Conexiones también fue muy importante para generar conciencia, el otro componente central de nuestra campaña. Sin la coordinación y la movilización de todos aquellos que están involucrados de cerca e indirectamente, incluido el público en general, los políticos, inversores privados, académicos, arquitectos, y la lista sigue…, nosotros no podemos generar los cambios profundos que se necesitan para acabar con el sinhogarismo en Bruselas solos. Solo lo lograremos juntos.

El problema del sinhogarismo no es específico de Bruselas, incluso tampoco de Bélgica. Lamentablemente, la mayoría de las ciudades de Europa están enfrentando un aumento en la cantidad de personas sin hogar. Por eso, 400 Toits-Daken forma parte de un movimiento más extenso, la Campaña Europea para Terminar con el Sinhogarismo en las Calles, así como Un lugar al cual llamar hogar dirigido por el Instituto de Sinhogarismo Global. Formar parte de la campaña europea significa trabajar junto con otras ciudades para una visión compartida, aprender de sus conocimientos y experiencias, y compartir soluciones imaginadas y concretas para seguir adelante con la lucha para acabar con el sinhogarismo en nuestras ciudades.

Estamos convencidos de que no se puede eliminar el sinhogarismo sin un cambio de mentalidad. No basta con salir a la calle a ayudar. Este cambio de mentalidad tiene que suceder en simultáneo entre el público en general y aquellos que tienen el poder para hacer cambios a niveles diferentes: local, regional, nacional, europeo y global. Por este motivo, debemos unirnos más allá de las fronteras para dejar el sinhogarismo en el pasado… ¡y para siempre!

Imagen: Myriam Andries


Últimas noticias

Ver todos

Conocer para poder actuar

| Our Blog

¡Súmese al debate!